San Jerónimo

Un llamado a los traductores cristianos

En los últimos meses he observado un mayor interés por la traducción de literatura cristiana clásica por parte de personas que, descubriendo un nuevo mundo teológico, quieren que todos, así como ellos, tengan acceso a ese mundo. Esta intención me parece noble; no obstante, creo que la forma en que se están llevando a cabo estos proyectos de traducción es impaciente y un tanto torpe y soberbia. Por esta razón presento aquí un llamado correctivo a los traductores cristianos.

La visión de San Agustín, de Carpaccio

¿Por qué Agustín rechazó la traducción de la Biblia de Jerónimo?

En general, se considera que el único motivo por el que san Agustín rechazó en primera instancia el planteamiento de san Jerónimo de traducir las Sagradas Escrituras partiendo del original Hebreo era su creencia del origen divino de los manuscritos de la Versión de los Setenta, creencia que él mismo testifica en Sobre la Doctrina Cristiana II, 15, 22 y La Ciudad de Dios 18,43, pero existen otros motivos y uno de ellos es abordado por el especialista en san Jerónimo Teppei Kato, en su disertación ¿Griego o hebreo? Agustín y Jerónimo sobre la traducción bíblica