El pecado venial es accidental

Este artículo es un análisis de casos donde se presenta la terminología veniale peccatum en las obras agustinianas. Mostrare que en estos casos la terminología es usada (1) para referirse a pecados que son remisibles no por su naturaleza sino por accidente; (2) usada para contratar  con los pecados que requieren disciplina eclesiástica y (3) es mayormente usada para hacer mención de lo que considera un pecado o culpa según su ética sexual.

Qu. Lev. 3, 68

«Fortassis ergo, sicut de obstetricibus diximus, non hoc in eis remuneratum quod mentitae sunt, sed quod infantes Hebraeos liberaverunt, ut propter hanc misericordiam illud peccatum veniale sit factum, non tamen existimetur non fuisse peccatum: sic etiam de Raab intellegendum est, remuneratam in illa liberationem exploratorum, ut propter eamdem liberationem venia sit data mendacio» (CSEL 28, 296).

[Por eso quizá, como hemos dicho sobre las comadronas, no se les premió porque dijeron una mentira, sino que se les premió por el hecho de liberar a los niños Hebreos, de tal modo que esta misericordia habría hecho que aquel pecado fuera venial, pero no podríamos dejar de pensar que fue pecado. Acerca de Rahab hay que pensar también que se le premió la liberación de los espías, de tal manera que se le perdonó la mentira por haberles concedido la libertad] (BAC 28).

Agustín al abordar el texto de Levíticos 19,11: «No hurtareis; no mentiréis ni os defraudareis uno a otros», se adentra en la diversas cuestiones sobre la mentira y en particular si podría ser licita en algún caso, cuestión que expresa se resuelve con facilidad al observar el precepto, no obstante, los ejemplos que se presentan en  Éxodo 1,15-20 y Josué 2, 4-6; 6,25  crean una  magna quaestio. Ante esta cuestión su postura es que la mentira es un precepto moral absoluto, por lo que su resolución es que en estos casos la comadronas y Rahab realizaron buenas obras en pos del amor al prójimo, pero con el defecto y manchas de la mentira, por lo que este seria considerado un veniale peccatum, no por su naturaleza, sino por la misericordia de Dios que obra en la misericordia que ellas tuvieron hacia al prójimo o por la mera concesión Divina por la obra de misericordia, en cualquier caso implica la consideraciones accidentales de la misericordia de Dios, y la condición del sujeto al efectuar una buena obra.

C. mend. 8,19

«Peior est enim qui concupiscendo, quam qui miserando furatur: sed si furtum omne peccatum est, ab omni furto est abstinendum. Quis enim dicat esse peccandum, etiamsi aliud sit damnabile, aliud veniale peccatum? » (CSEL 42,492).

Peor es el que roba por avaricia que el que roba por misericordia, pero si todo hurto es pecado hay que abstenerse del hurto. ¿Quién dirá que hemos de pecar, porque una cosa sea pecado condenable y otra remisible? (BAC 12) [Traducción enmendada, A. García].

Agustín en medio de su discusión busca anticiparse a la objeción que lo calificaría de rigorista, por esto, expresa que entiende que comparativamente según la intención  del sujeto se puede hablar de un pecado mayor y menor aunque el acto externo sea el mismo, pero inmediatamente evita la laxitud en esta consideración, realzando que son pecados,  y aquí añade la cuestión donde  se contrasta  el termino damnabile y veniale. Este contraste es una referencia a la penitencia eclesiástica en tiempo de Agustín, pues damnabile aquí se refiere a crimine damnabili, por lo que veniale peccatum es una referencia a los pecados que no requieren disciplina eclesiástica y esto se refuerza con las ultimas palabra con que termina la discusión «sed debere dicimus, si ita vel ita peccatum est, ignosci vel non ignosci» [Pero se puede decir si se debe perdonar o no cuando se ha cometido de esta o la otra manera].

S. 51,22

El uso mas frecuente de veniale peccatum  puede encontrarse en sus escritos anti pelagianos y  morales, no obstante, bastara ilustrar con lo expresado en su sermón 51:

«Numquid hoc non est peccatum, amplius quam liberorum procreandorum necessitas cogit, exigere a coniuge debitum? Est quidem peccatum, sed veniale. Apostolus dicit: Hoc autem dico secundum veniam» (PL 38, 345).

[¿Acaso no es pecado ir más allá de lo que exige la necesidad de procrear hijos cuando se exige el débito al cónyugue? Aunque venial, es ciertamente pecado. Lo dice el apóstol: Esto lo digo condescendiendo] (BAC 10).

La interpretación agustiniana de 1 Corintios 7,6 es que se permite a los casados tener relaciones sexuales por mero placer, no obstante, esta permisión es una concesión que él llama culpa o pecado venial. Y esta culpa es perdonada por una concesión Divina de la fragilidad humana. Nótese entonces que su uso mas común de veniale peccatum implica una noción accidental de la remisión. Y también obsérvese que la de lectura latina de 1 Corintios 7,6 Secundum Veniam puede en algún sentido influir en su noción de la terminología  veniale peccatum.

Conclusión

En los casos abordados, se a probado de forma diáfana el uso de  veniale peccatum en sentido accidental tanto al hablar de la mentira y mas comúnmente al referirse a la culpa de los casados cuando sostienen relaciones sexuales no en orden a la procreación, también es un termino para referirse a no disciplina eclesiástica, por lo que mayormente se refiere a pecados de comisión  cotidiana, no obstante, también puede implicar pecados mortíferos que no llegan a tener un disciplina eclesiástica. Por esto, en primer lugar, esta fuera de cualquier discusión la influencia material  del uso de la terminología veniale peccatum a través del tiempo, no obstante, en segundo lugar, en cuanto una influencia formal existe una discontinuidad con por lo menos una gran cantidad de teólogos medievales, por lo que no es sorpresivo la apelación de escolástico reformados (e.g.,Voetius1 y Maresius2) en favor de un uso bíblico y patrístico de la terminología pecado venial.


 Notas

  1. La distinción de pecado mortal y venial – Gisbertus Voetius.
  2. La distinción de pecado mortal y venial – Samuel Maresius.

— Fin del Artículo, Pax.

Otros artículos de Agustinismo Protestante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instituciones, Congresos y Recursos Agustinianos

Tenemos una amplia gama de recomendaciones sobre instituciones, congresos y recursos para la edificación de los santos que desean aprender más del pensamiento de Agustín.